Juicio de Interdicción

Cuando llega a tu vida un hijo con discapacidad, todos tus sentidos, fuerzas y recursos son canalizados al cuidado de su salud, de su sobrevivencia, de su integridad, de sus tratamientos y terapias.

Aprendes a vivir al día, días de 24 horas que se convierten en 48 porque la demanda y desgaste consume tus fuerzas, tus emociones y tu pensamiento. Eso no te permite ver mas allá del hoy, sabes que de un momento a otro las cosas pueden dar un vuelco de 380 grados y debes estar listo para enfrentar lo que venga.

Tan solo pensar en el futuro, nos da tanto miedo que nos paraliza, porque nos convierte tan vulnerables como lo están ellos nos pone en una situación de indefinición. y aunque los vemos como bebes, ellos van creciendo y nosotros también y vamos perdiendo facultades ellos con la mayoría de edad se convierten en sujetos de derecho, con todo lo que esto implica y asumen responsabilidades que la ley contempla pero que no están por si mismos.

Una área importante de nuestro despacho es la que previene y resuelve problemas relativos al estado de interacción de nuestros hijos mayores, siendo parte importante el colaborar en asesorar a diversas familias en la mejor forma para consolidar, proteger y asegurar la integridad, el resguardo y el cuidado de nuestros hijos, nuestros "ANGELES EN LA TIERRA" la debida administración de su patrimonio y la prevención de contingencias litigiosas derivadas de las actividades de albaceas (cuando nosotros ya no estemos para protegerlos),sin comprometer su desarrollo ni su patrimonio.

Pocos tenemos clara la misión, razón por la cual nuestra vida tiene sentido, enfrentémosla, ya nos otorgaron la fortaleza, utilicemos nuestra sabiduría amorosamente para responsabilizarnos de ella.

Hagamos lo hoy ellos lo necesitan.